jueves, 29 de junio de 2017

Regalo tutoras curso 2.016/17.

 Hola familia:
Ya es tradición en fin de curso que mis hijos me pidan algo para regalar a sus tutoras. El año pasado le gustó tanto a mi hijo la caja tiesto de rosas, que este año me pidió otra y mi hija pequeña no se quedó atrás. 



HE NECESITADO:


-. Un bote de plástico, nuevo o reciclado. 
-. Goma eva de colores. 
-. Una bola de porex (hay que tener en cuenta que la partiremos y la medida del diámetro tiene que coincidir con el diámetro de la tapadera de la caja).
-. Pistola de silicona caliente. 
-. Rotulador permanente negro. 




Los que me conocéis sabéis que me gusta complicarme la vida, lo fácil no me atrae,  por lo que a la hora de forrar la caja hice tiras de 2cm de grosor en dos tonos de goma eva diferentes. 




Una vez cortadas me puse a entrelazarlas.




 Para que no se muevan de vez en cuando voy dando un punto de silicona caliente. 

-. La bola de porex la parto a la mitad con mucho cuidado. Una vez partida ha de tener la misma medida que la tapadera donde la voy a pegar. 

-. Antes de pegarla,  forro la media bola de goma eva color verde. Si no tenéis mucho tiempo podéis darle una mano de pintura acrílica al agua en color verde.

Para cubrir totalmente  las  bolas de porex de las dos cajas terminé haciendo 105 rosas pequeñas. 

Este es el resultado. 

1-. Caja en tono azul oscuro y blanco con estampados. 
Las rosas son en color rojo. 




2-. Caja en color naranja y azul con estampado de estrellas.
Las rosas son rosas.






Les puse un letrero para guardar cositas dulces y a modo de tornillos unos brillantitos.




Hago dos bolsitas con caramelos y las meto dentro de la caja. Finalmente las envuelvo en papel celofán.




Listas para regalar.




A las tutoras les ha encantado.


martes, 27 de junio de 2017

Fofucha personalizada: Monitor de gimnasio.

Hola familia. 

Revisando trabajos he visto que hay muchos que no he subido a la página por lo que os iré mostrando. 

Hace justo un año Eugenia se puso en contacto conmigo para que hiciera una fofucha personalizada. 
Quería sorprender a un amigo, monitor de gimnasio, por lo que me paso fotos. 


 Estos son algunos de los utensilios que usan en el gimnasio. 




Y esta la pulsera que quería que llevará  fofucha.




Camiseta negra con el logotipo del gimnasio y las  deportivas iguales a las de la foto.




Así es que manos a la obra.

Empecé con los utensilios y las deportivas.







Este es el resultado.




Por la parte trasera.




Camiseta negra con el logotipo. Mancuernas, botella de agua y una toalla.




La pulsera pintada a mano con pintura acrílica al agua.




Cuando ya estaba lista para envolver en papel celofán se la enseñe a Eugenia y me dijo que si podía hacerle la rueda. Menudo fallo, se me había pasado hacerla, así es que nada de envolver que todavía no está terminado. 




Aquí ya terminado. 
Martillo, cuerdas, toallas limpias y dobladas, pesas, y la rueda. 




¡¡Ahora si!!  ya esta terminada la fofucha personalizada. 






Envuelta y lista para regalar.



Poco después Eugenia me comentó que fue todo un exíto y esta en la recepción del gimnasio. 

miércoles, 21 de junio de 2017

Regalo para los profesores curso 2015-2016.

Hola familia!!

Siempre que llega fin de curso mi hijo me pide que haga algo para sus profesores. Todos los años les llevamos algo y este no iba a ser menos.

Mi hija pequeña también quería llevarle algo a su tutora.

Para la tutora de mi hijo mayor,  me decidí por una caja "tiesto de rosas". Vi la idea por la web y he de decir que a medida que la iba haciendo no me convencía mucho pero el resultado me pareció espectacular. 

la forma en la que forré la caja fue idea mía, hice tiras de dos centímetros en dos tonos diferentes de verde, uno de ellos estampado, y los fui entrelazando.

En la tapadera puse media bola de porex, hay que tener en cuenta la medida de la tapadera para que quede igual, la forré de blanco y luego hice rosas pequeñitas.

Estos son los pasos a seguir:


1-. Recorto un círculo.

2-. Hago forma de espiral de fuera hacia dentro.
3-. Empezando por la parte interior voy enrollando hasta hacer la rosa.





Aquí el resultado final. 



Dentro meto una bolsita de caramelos. 




Y lo envuelvo con papel celofán liso.




Para su profesor de matemáticas y lengua decidimos una cajita helado. 


Dentro también lleva caramelos. 



Aquí lista para entregar.



Y para la tutora de mi hija hice una cestita "pongo todo". 

Quise imitar un nenúfar en el agua. El asa en verde con una rosa pequeñita de adorno. 


Meto una bolsa de caramelos que sujeto a la cestita con un poco de cinta de doble cara.



Los destinatarios quedaron encantados y nosotros más ya que con ese objetivo se hace. 

A ver si encuentro un hueco y me hago una cajita "tiesto de rosas" para mi, me pareció tan mona......

martes, 18 de abril de 2017

Haciendo ropita a una muñeca de forma fácil y rápida.


Hola familia. 

No se si os habrá pasado a l@s que tenéis niñas en casa, el caso es que a mi hija se encontró una muñequita que no tenía ropita,  la verdad es que tiene una cara muy simpática  y desde que la vio no quiso separarse de ella ni para dormir. 

El caso es que como sabe que mamá puede hacerlo, me pidió que la vistiera.




Como no tenía ganas de filigranas y mi hija la quería vestida "ya" (ya sabéis como son los niños de impacientes) le di al coco para hacerle ropita de la forma más rápida y fácil. 





NECESITAMOS

-. Unos guantes elásticos (solo necesité uno).
-. Goma elástica. 
-. Hilo. 
-. Aguja. 
-. Mechero. 


PASO A PASO

-. Damos la vuelta a uno de los guantes. 




-. Coso dos costuras tal y como os muestro en la foto de abajo.




-. Una vez cosido corto y paso por los laterales el mechero para que no se deshilache.




-. Antes de hacer el dobladillo paso también el mechero. Hago el dobladillo del pantalón dejando en el interior la goma negra. 




-. Hago un nudo a la goma y termino de coser el dobladillo.




-. Le doy la vuelta y se lo pruebo. ¡¡Listo para estrenar!!




-. Con lo que sobra del guante corto la parte del puño.




-. Coso por la parte que he cortado uniendo los dos lados. Paso el mechero. Le doy la vuelta y tengo un gorrito. 




No será la muñeca mejor vestida del mundo, pero a mi hija le ha encantado, eso si ahora me pide un abrigo.

sábado, 25 de febrero de 2017

Disfraz de reina medieval hecho a mano - Carnavales 2017.

Hola familia. 

Una semana después de que mi yaya  nos dejara, en el colegio de mis niños dieron una circular en la que indicaba de que irían disfrazados para el Carnaval de este año. 
Los ojos se me inundaron de lágrimas ya que mi yaya siempre me ayudaba en esta tarea, yo le decía lo que quería y ella me sacaba los patrones, después era solo coser, a mano ya que no tengo máquina de coser, y sin dedal, cosa que a ella le daba mucha rabia. 

Para mi hubiera sido muy fácil comprar un disfraz de reina medieval en una tienda de disfraces pero quería ponerme a prueba y hacer el primer disfraz sola, sin ella, a ver como salía. 

He de decir que la idea me imponía pero quería dedicarle mi trabajo a una de las personas más importantes de mi vida. 

Con cosas que tenemos por casa podemos realizar grandes trabajos y aunque primeramente pensé en comprar un retal de terciopelo o rasete vi un pañuelo para el cuello que apenas uso con unos colores muy medievales. Como era estampado aquí me veis cotilleando por Google a ver si en aquella época había trajes con flores o similares a la tela que me perecía perfecta para esta ocasión. 




El pañuelo es de tela un poco delicada con colores turquesas y dorados. Lo medí y me daba para sacar el vestido. 

Para sacar los patrones eché mano de un rollo de papel de regalo ya que periódico no tenia. 

Doblo a la mitad un vestidito de verano de la pequeñaja y también el papel de regalo. Sujeto con alfileres y marco el papel. 




Ya tenía el patrón y ahora había que plasmarlo en el pañuelo. Para ello también lo doblo a la mitad, marco, corto con tijera, así dos veces para sacar la parte delantera y trasera de mi futuro vestido.  

 La zona del escote la quiero de corte imperio. 




Una vez cortada la tela uno con alfileres y se lo pruebo a la niña.




Hilvano y vuelvo a probárselo. Mi yaya lo hacia todo del tirón pero yo por miedo a estropear el trabajo iba más despacio. Los flecos del bajo se los quité también. 




Ya le gustaba y acababa de empezar el trabajo. 

Ahora tengo que sacar la manga típica de esa época. Pongo sobre el hombro de la niña un trozo de papel de regalo y voy dando forma con alfileres. 




Con ellos sujeto también al borde del vestido en zona de hombro y axila.




¡¡¡Parece que ya lo tengo!!!!. Recorto y al quitar los alfileres ya tengo el patrón.




Lo plasmo sobre un retal de rasete blanco que he comprado. La tela la pongo doble. Y plasmo este patrón dos veces en la tela doble, una por cada manga.

Al cortar la tela, del revés uno con alfileres, le doy la vuelta y se lo pruebo a la niña uniendo con alfileres por el tirante del vestido. Así las dos mangas.




Lo coso y vuelvo a probar. ¡¡¡Esto parece que marcha!!!, ¡¡¡Yaya si me vieras!!!....




Quería darle más toques medievales por lo que me fui a la mercería con la intención de comprar lazo de terciopelo color dorado o turquesa pero me enseñaron una puntillita que me encantó. Compro suficiente para poner en la zona del cuello y para el borde de las mangas, creo que fueron cuatro metros a unos cincuenta céntimos el metro. 

Después de unas cuantas puntadas así queda. Esta es la zona del cuello.  



La manga.



Me queda el bajo pero es una tela con mucho movimiento y eso si que me da reparo. Lo dejo para el final y sigo cotilleando en Google esta vez para ver complementos. Me gusta este cinturón y empiezo a pensar en que tengo por casa que se le pueda parecer. 




Me acuerdo de unos collares que le regalaron a mi niña y apenas usa ya. Este lo veo perfecto. Lo desmonto entero y uno los eslabones.  




Una vez terminado el bajo esta listo para probárselo a la niña. ¿Cómo le quedará?. 

Al venir del colegio  hacemos la prueba. 

Ella se queda encantada. 

Que bien luce la zona de las mangas y cuello con la puntillita, me encanta. 




Con su cinturón.



En una tienda de todo a cien compro una corona y con un retal de rasete blanco casi transparente le hago un velo y en el extremo le pongo otro trozo de puntillita. 




Aquí podéis ver el conjunto de unos días de trabajo, y el final del velo con la puntillita haciendo juego con el vestido. 



Le gusta tanto su disfraz que quiere seguir posando, no se lo quiere quitar.




Le doy un último retoque con la plancha y ya esta listo para el Carnaval de 2017.

Y llega el Carnaval...... Y ella como una reina.




Disfrutó mucho aunque su cara lo dice todo, estaba feliz. 

Yo con mucho cariño y acordándome a diario de mi yaya le dedico este trabajo y le doy las gracias por todo lo que me ha enseñado.